El Avivamiento De La Calle Azusa: Derrame Del Espíritu Santo, Senales, Maravillas, Milagros

cover.jpg
cover.jpg

El Avivamiento De La Calle Azusa: Derrame Del Espíritu Santo, Senales, Maravillas, Milagros

25.00
Add To Cart

El Avivamiento de la Calle Azusa

Derrame del Espíritu Santo, Señales, Maravillas, Milagros

Obispo Otis G. Clark y Dra. Gwyneth Williams

El Obispo Otis Clark está agradecido por la oportunidad de haber entrado en el edificio de la Calle Azusa que tuvo el mayor avivamiento de los tiempos modernos. Estuvo en la Misión de la Calle Azusa y el Obispo Driscoll, como sucesor de William J. Seymour le dio el Poder de Abogado y Representante. Clark agradece a Dios por Jesucristo, su Hijo, y nuestro Señor y Salvador. Está agradecido con el Señor por permitirle vivir en este grande y hermoso mundo durante ciento ocho años. Se siente extremadamente bendecido por Dios.

Esta carta afirma: “Esto presenta al Anciano O.G. Clark que tiene completo poder legal como abogado para discutir todo negocio como lo tuvo el ‘Obispo Driscoll’ documento que da al Obispo Otis Clark el Poder Legal de la Misión Azusa

Clark quiere ver al mundo de la Iglesia en la enseñanza del Apóstol Pablo. Cree que las enseñanzas de Pablo harán ganar a la Iglesia (y no perder) en este día actual. La Iglesia de Dios es la única esperanza. Como dijo el Apóstol Pablo: “Despiértate tú que duermes, levántate de los muertos y Cristo te dará luz.”

Durante este tiempo debemos recordar la bendición que Dios dio a su pueblo en Azusa. Este derramamiento pentecostal ha afectado el mundo entero con más de 700 millones que se proclamaron como Pentecostales. Casi un billón de personas se ha visto afectada en alguna manera por el derramamiento en la Misión de la Calle Azusa. Definitivamente Dios hizo una afirmación a través del movimiento acerca de la Iglesia: aceptar los dones del Espíritu Santo.

 

La Iglesia hoy debe continuar en las enseñanzas de Jesús y dejar que el Espíritu Santo nos dirija y nos guíe en todas las verdades espirituales. Cuando la Iglesia se abra completamente y se humille, como Seymour lo hizo cuando oraba detrás de dos cajas de zapatos, entonces Dios puede traer un avivamiento como el mundo nunca lo ha conocido. Si nos humillamos, si oramos, si buscamos el rostro del Señor, entonces Dios promete que oirá nuestra plegaria y que sanará nuestra tierra.

La humildad y la oración causaron el gran avivamiento de 1906. Aquellos que primero buscaron el Espíritu Santo estaban en oración cuando lo recibieron y se les usó como instrumentos para cambiar el mundo. El Espíritu Santo cayó tan poderosamente en la Calle Azusa que vino gente de todo el mundo para ver ese gran fenómeno del que habían oído. Llegaron personas de todo sitio, de todo continente y de toda raza. Fue algo así como el día de Pentecostés en la Biblia. ¡Dios puede hacerlo y lo hará de nuevo a través de nosotros!

El propósito de este libro es dar al lector algún conocimiento histórico, teológico, y práctico de lo que sucedió en Azusa. Los contenidos también reflejarán los grandes efectos que el movimiento de Azusa tuvo sobre el mundo cristiano. Se ha celebrado a medida que la onda continúa levantándose y a medida que el poder de Dios obra todavía poderosamente por medio de su Iglesia.

Por el Tercer Gran Avivamiento,

Obispo Otis G. Clark y Dra. Gwyneth Williams